Psiquiatría

La Psiquiatría (del griego psiqué, alma, e iatréia, curación) es la especialidad médica dedicada al estudio de la enfermedad mental con el objetivo de prevenir, diagnosticar, evaluar,  tratar y rehabilitar a las personas con trastornos mentales y asegurar la autonomía y la adaptación del individuo a las condiciones de su existencia.

Como herramienta al servicio del hombre, la medicina se vale del conocimiento adquirido en su ámbito científico aplicándolo al alivio del sufrimiento mental asociado con los trastornos de la salud mental.

La psiquiatría suele adoptar un modelo médico para afrontar los trastornos mentales, pero considera tanto los factores biológicos como psicológicos, socio/culturales y antropológicos. Su objetivo es el estudio de la enfermedad mental, los efectos bioquímicos relacionales y ambientales sobre la dinámica del comportamiento y cómo interacciona el ser humano con su  mundo y que repercusiones tiene para el individuo.

En el área biológica, en la clínica Discernimiento, nos encargamos de los diagnósticos psiquiátricos, genéticos (si lo desea el paciente) y de los tratamientos psicofarmacológicos-genéticos, buscamos la especificidad para cada individuo.

Al ser una disciplina médica, tiene como elemento fundamental la realización de un diagnóstico que implica la capacidad de distinguir el origen del trastorno mental y no solo de valorar los síntomas clínicos y conductas.

Hoy día, el afrontamiento de la enfermedad metal, solo es posible integrando psiquiatría y psicología. Los tratamientos biológicos son aquellos que actúan a nivel bioquímico en el cerebro del paciente, actuando sobre la neurocomunicación  y son prescritos por un médico psiquiatra, usando medicamentos con efectos sobre el pensamiento, ánimo, ansiedad, impulsividad,  sueño, etc, que suelen ser coayudadas con tratamientos psicológicos que actúan estimulando el cerebro a través de la comprensión, o mediante la reeducación o reintegración del paciente en su ambiente íntimo, familiar o social.

La psicoterapia, o “tratamientos psicológicos” provenientes de la psicología, han demostrado ser eficaces en muchos problemas psiquiátricos desde sus disintos enfoques (cognitivos, conductuales, dinámicos) y coayudan en los tratamientos psiquiátricos.

La gran diferencia entre psiquiatras y psicólogos es que los primeros son médicos especializados, mientras que los psicólogos tienen formación clínica pero no competencias médicas.

En Clínica de la Dra. Toledo Ruíz, los psicólogos, de distintas especialidades, y psiquiatras trabajan juntos en equipos multidisciplinarios con otros profesionales, como pedagogos, maestros, internistas o abogados, para dar un enfoque multidisciplinar a problemas complejos que afectan a los pacientes.