Mediación Familiar

La mediación es una alternativa a la forma tradicional de acudir a la justicia en busca de solución. La solución no viene dada del exterior, sino que la realizan las propias partes en conflicto con la ayuda de un tercero imparcial, el mediador, que trata de ayudarles para que éstas consigan acuerdos consensuados que les permitan una salida pacífica de la situación conflictiva. La base de esta nueva técnica está en una manera de entender las relaciones individuo-sociedad distinta, sustentada por la autodeterminación y la responsabilidad que conducen a un comportamiento cooperativo y pacífico. El mayor protagonismo de los interesados en la resolución de sus propios conflictos, eleva la satisfacción psicológica de éstos, acrecienta su autoestima y fomenta comportamientos de ayuda a los demás, básicos para el desarrollo de una sociedad mas justa y solidaria.

El los últimos diez años las investigaciones sobre mediación han ido incrementándose, como ejemplo de la rápida expansión de la mediación en la práctica; y en la actualidad esta técnica se utiliza en conflictos diversos: laborales, penales, civiles, comerciales, administrativos, intervención policial, toma de decisiones en organizaciones, etc.

Funciones del Mediador:

  • Preparar un contexto adecuado para que las partes puedan comunicarse.
  • Diseñar el proceso de mediación.
  • Ofertar a las partes herramientas que les permitan manejar el conflicto.

La mediación proporciona una forma racional de resolver aquellos conflictos que tienen difícil solución o representan un coste elevado para los ciudadanos y para la sociedad. La relevancia que las relaciones interpersonales tienen en todo proceso conflictivo hace necesario una intervención no exclusivamente legal, basada en un enfoque interdisciplinar y que la mediación propicia. Igualmente la mediación favorece la comunicación entre las partes y la consolidación de los acuerdos. La mediación así entendida, favorece la libertad y la responsabilidad de las personas y se inscribe en un proceso de democratización de la vida social, aceptando la diversidad y regulando los conflictos desde una óptica pacífica.

Los objetivos de la mediación familiar son:

  • La mediación familiar facilitará que se establezca una nueva relación entre las partes en conflicto.
  • La mediación familiar aumentará el respeto y la confianza entre las partes en conflicto.
  • La mediación familiar corregirá percepciones e informaciones falsas que se puedan tener respecto al conflicto y/o entre los implicados en este.
  • La mediación familiar creará un marco que facilite la comunicación entre las partes y la transformación del conflicto.

La mediación familiar se rige por los siguientes principios:

  • En el proceso de Mediación Familiar, el poder lo ejercen las propias partes. Son los participantes los que controlan el proceso y las decisiones.
  • Neutralidad del mediador familiar. Antes de iniciar una mediación familiar, el mediador debe preguntarse sobre la existencia de alguna circunstancia susceptible de crear parcialidad en el desarrollo de la misma.
  • Confidencialidad en la mediación familiar. Durante la mediación familiar los participantes mantienen la privacidad más absoluta y tienen la garantía de que lo que se dice en una sesión de mediación no podrá utilizarse ante un tribunal.
  • Voluntariedad. La mediación familiar requiere del acuerdo libre y explícito de los participantes. La mediación familiar no puede imponerse. No se puede obligar a nadie a establecer relaciones o a llegar a acuerdos.