Psiquiatría

La Psiquiatría (del griego psiqué, alma, e iatréia, curación) es la especialidad médica dedicada al estudio de la enfermedad mental con el objetivo de prevenir, evaluar, diagnosticar, tratar y rehabilitar a las personas con trastornos mentales y asegurar la autonomía y la adaptación del individuo a las condiciones de su existencia.

Como herramienta al servicio del hombre, la medicina se vale del conocimiento adquirido en su ámbito científico aplicándolo al alivio del sufrimiento mental asociado con los trastornos de la salud mental. La psiquiatría suele adoptar un modelo médico para afrontar los trastornos mentales, pero considera tanto los factores biológicos como psicológicos, socio/culturales y antropológicos. Su objetivo es el estudio de la enfermedad mental, los efectos bioquímicos y ambientales sobre la dinámica del comportamiento y cómo interaccionan con el organismo para enfrentarse al mundo.

La psicoterapia, o “tratamientos psicológicos”, han demostrado ser eficaces en muchos problemas psiquiátricos (o psicopatológicos desde la psicología). Muchos psiquiatras deciden formarse en esta disciplina de la psicología, después de finalizar su formación en medicina especializada en psiquatría en sus distintas áreas como el psicoanálisis, cognitiva, conductual, gestalt, humanista,…

Los tratamientos psiquiátricos integran los tratamientos biológicos y psicoterapéuticos.

  • Los biológicos son aquellos que actúan a nivel bioquímico en el cerebro del paciente, como es el caso de los medicamentos.
  • Los psicoterapéuticos y psicológicos actúan estimulando el cerebro, o mediante la reeducación o reintegración del paciente.

La Psiquiatría, al ser una disciplina médica, tiene como elemento fundamental la realización de un diagnóstico, lo que implica la capacidad de distinguir trastornos mentales y alteraciones de la conducta debidas a causas orgánicas o no. La psicología, por su parte, además de ocuparse del ámbito clínico puede hacerlo en otras áreas no ligadas al alivio del sufrimiento pero sí relativos a la salud (deportiva, organizacional, jurídica, etc.). La gran diferencia entre psiquiatras y psicólogos es que los primeros son médicos especializados, mientras que los psicólogos tienen formación clínica pero no competencias médicas.

En Clínica DISCERNIMIENTO los psicólogos y psiquiatras trabajan juntos en equipos multidisciplinarios junto a otros profesionales, como pedagogos, maestros, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales, para dar un enfoque multidisciplinar a problemas complejos que afectan a los pacientes.

Patologías más comunes tratadas en Clínica DISCERNIMIENTO (pulsar sobre las patologías para saber más):

Depresíon, Ansiedad, Trastorno Obsesivo-Compulsivo, Trastorno de Personalidad, Trastorno Bipolar, TDAH, Insomnio y Trastornos del Sueño, Trastornos de la Alimentación, Psicosis y Esquizofrenias, Trastornos de Adaptación, Ludopatía, Adicciones, Disfunciones de la Sexualidad, Patología laboral, Estrés, Mobbing, Burnout.